Con la madurez, la simpleza

La simpleza, por Leonardo da Vinci

El otro día leí un artículo excelente acerca del marketing y en específico del marketing digital. Este se titulaba, “con la edad, viene la madurez y con esta la simpleza”.  Y hacía referencia a lo complejo que resulta establecer buenos procesos o prácticas en el ya avanzado mundo del marketing digital, justamente por lo poco práctico o simple que resulta ser en la gran mayoría de los casos.

Si con la edad, sobreviene la sabiduría, debiera considerarse también que se debiera producir la simpleza. En una industria que según el autor de ese artículo, lleva alrededor de 17 años, lo menos que ha sucedido es esto.  Y yo comparto. COnsideremos que, por ejemplo, para planificar una inversión total de campaña en medios “tradicionales” se requiere un profesional que con mayor o menor esfuerzo, logrará levantar una pauta millonaria en cuestión de horas. Los concensos y acuerdos en torno a esta, serán mínimos, porque existe un aprendizaje heredado por parte de los clientes y buenas prácticas que avalan este proceso. (también hay malas e increíblemente ayuda saberlas para no caer en ellas y mantener una buena línea siempre).

Muy por el contrario, para una campaña digital, se requiere casi un ejército de personajes, todo un zoológico de especialidades para levantar una acción que involucre online, elementos digitales, móviles, etc. Ni hablar de lo requerido para hacer seguimiento y explicar las métricas: siempre, pero siempre, todas serán “fantásticas”, “colosales”….que el sentimiento, la reputación, los trends y los influenciadores… lo que clickearon y lo que no, la tasa de rebote y todos los hype habidos y por haber.

Entonces, cuando le preguntamos a un cliente respecto de incrementar la inversión en digital o preguntarle derechamente el porqué no, la respuesta suele venir contundente: falta de benchmark creible, buenas prácticas que avalen resultados medibles concretos, etc. Uno de mis jefes siempre repite “Percepción es realidad” y probablemente en la percepción colectiva de aquellos que toman las grandes decisiones respecto a las acciones y presupuestos de marketing, si bien es cierto la conciencia de usar digital está….el convencimiento cabal no. Y claro, con el nivel de complejización y la cantidad de participantes que habemos en este zoológico, es entendible y justificable. 

“Simpleza es quitar lo obvio y agregar lo que realmente importa”. John Maeda

Vamos, seamos sinceros: fuera de las clásicas charlas IAB a las que asistimos año tras año, las mismas personas, leyendo las mismas pullas escritas por los mismos trolls de siempre, más la creciente ola de Rookies con complejo de rockstar, convengamos que no pasa de ser una experiencia “donde hay que estar porque hay que estar” y que como eje aglutinador pesa nada a la hora de generar buenas prácticas.  Los clientes, son invitados año a año y la inversión online sigue creciendo, pero no a los pasos que la industria debiera en comparación con otros mercados. El año 2009 , teníamos una cifra de 13.600 millones de pesos, que contrastada con la del 2010 , 17.600 millones, crece solamente 4 mil millones. Muchos argumentarán que es un gran número, pero si revisamos la información histórica entregada por la IAB Chile, ese pareciera ser el estándar de crecimiento promedio de la industria, año tras año. Y OJO , que las cifras, son a valor tarifa además de otros índices que poco aportan a la transparencia del proceso.

Eventualmente, que la industria y el negocio crecen a pasos agigantados, no hay duda en ello. Sin embargo, los procesos y los actores no ayudan a la generación de las buenas prácticas. Si para algunos  “percepción es realidad” , yo agregaría “recibes lo que das”.  Cuántas reuniones de clientes con desarrolladores, sociólogos digitales y toda la fauna digital han de haber pasado durante este tiempo? Muchísimas y estoy seguro que todas han sido testigos del endémico mal de “mientras más complejo lo explico y más hago quedar de tonto / ignorante al cliente” mejor y más indispensable profesional me vuelvo.  Al final, las soluciones más simples son usualmente las más eficaces e inteligentes.

Entonces, con el tiempo y la madurez, debiera venir la simpleza….de eso no hay duda.

Finalmente no creo que debamos llegar al extremo de tener un único profesional gestionando todo como un pulpo. Es impensable, dado que en esta industria digital, se requieren justamente múltiples disciplinas que convergen para generar desarrollos, resultados medibles y otras cosas necesarias para lograr una buena experiencia para el consumidor y las marcas.  Pero si sería bueno empezar a considerar que tras casi 17 años de historia, de aciertos y caidas, debiéramos ser capaces de generar buenas prácticas…probadas y reconocidas, libres de humo y espejos, que ayuden a crear una mejor percepción en los clientes, ayudándolos a tomar decisiones sobre herramientas de juicio que no estén contaminadas con el último Hype del mercado.

Y en eso amigos míos estoy convencidísimo, al igual que el autor del artículo que leí, que la simpleza es la clave.

Saludos,

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s