La crítica

El trabajo del crítico es sencillo en más de un sentido. Arriesgamos muy poco, y sin embargo usufructuamos de una posición situada por encima de quienes someten su trabajo y su persona a nuestro juicio. Prosperamos gracias a nuestras críticas negativas, que resultan divertidas cuando se las escribe y cuando se las lee.

Pero la cruda verdad que los críticos debemos enfrentar es que, en términos generales, la producción de basura promedio es más valiosa que lo que nuestros artículos pretenden señalar…

La crítica

Hoy recordé estas palabras de Anton Ego, mientras leía la crítica del gran Hermes de FLIMS (a quién siempre leo y me divierte mucho con sus comentarios). Una vez que terminé de leer su crítica sobre la película “el último maestro del aire”, me puse a leer los comentarios de la gente y no pocas reclamaban que les gustaba la película y la serie…por lo que me di cuenta el porqué personalmente no creo en los influenciadores como tales. (esto más allá que no conozco a Hermes en persona y que no nace mi reflexión asociada a su persona).

Reafirmé mi convicción sobre lo difuso que quizá es la línea de los influenciadores como los que vemos hoy en las redes sociales: las Sole Onetto, los Copano e incluso el entretenidísimo Hermes. Y lo  incomprensible que me sigue resultando entender a quienes los siguen, consumidores de sus comentarios, columnas, el twitts….listos para saltar por el barranco si lo leen, antes que utlizar la información para ampliar y formar opinión. Claro, siempre va a ser más sencillo criticar que construir. Y no en el caso necesario de Hermes o los críticos…sino que de las personas en general.

Lo recordé de golpe al repasar pasajes de memoria en mi vida; reafirmé lo corta que es la visión de la gente que desconoce el trasfondo de las cosas y que sólo vé lo que quiere ver. Hay veces que es tan simple quedarse con lo primero que te dicen, lo primero que se te ocurre y lanzarlo….lanzarlo a la vida, como una pedrada a la cara…para luego esconder la mano  buscando cobijo en la multitud que opina y critica lo mismo basados en el argumento del que no estuvo presente para crear…pero si primero para criticar.

Acertadas son entonces las palabras de Anton Ego, el personaje ficticio de Disney en la película Ratattouille, destrozando el paradigma de la crítica.

Y más que la crítica en sí, …el paradigma de las personas que no estando, no conociendo los hechos, se dan a la tarea de opinar sin recordar que para hacerlo, debes conocer las dos caras de una moneda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s