El gato y Yo: Adios

Subi al bus. No quise mirar hacia atrás. Había dejado mucho. Perdía mi año Universitario….perdía en cierta forma mi libertad…

Sabía que perdería y que ganaría. Que años después, aún cuando estas cosas….las personas que durante ese año pasaran…..se volvieran a cruzar por mi camino, jamás sería lo mismo.
Me senté en la quinta fila de asientos con mi bolso apegado al asiento. Miré por la ventana, y vi a mi madre con los ojos vidriosos junto a mis hermanas. Yo sabía que esto era duro para ella, pero me encargué de hacerle ver que no era terrible y que nada es para siempre. En algún momento todo mal rato pasa. No son eternos. Le sonrei y ella pareció calmarse. También estaba mi amigo Diego, que me había acompañado ese día y que lo haría durante todo el proceso del Servicio Militar. Lo saludé y me despedí por la ventana, cuando el bus partió. Tenía sentimientos fuertes: pena, rabia, un poco de incertidumbre y quizás algo de miedo. Miedo a lo desconocido. Temor por el trato que empezamos a recibir desde el primer momento. Esto no iba a ser fácil para nada….y las maneras de los instructores (ya nos pegaban arriba del bus..garabato limpio…etc), sumado a mis “compañeros” de poblaciones de Peñalolén, la Legua y La Bandera……. Si: no sería fácil para nada.

El bus avanzaba rápido. Todos estábamos en silencio. Algunos escuchaban callados música con el personal stereo en las orejas; otros cabizbajos miraban el piso….y otros como yo, miraban por la ventana el paisaje a medida que el bus avanza. Era un día despejado. Fines de Marzo. Miré el sol que estaba sobre las colinas y que a diferencia de hoy en día….era probable mirar directamente sin herir la vista; recuerdo cuando era niño y con mis amigos de infancia jugábamos a ver quién era capaz de aguantar mirando más tiempo antes que lloraran los ojos. Ricardo, mi vecino de ese entonces, siempre perdía de los primeros, pero como era medio picado, le hechaba tierra o lo que tenía a mano a su hermano, Maximiliano. Luego, los golpes y patadas volaban entre esos dos, durante un buen rato…hsata que llegaba Jaime…el de la esquina y lo salían persiguiendo cual perros tras un automóvil, para “espantarlo” según decían. Eran muy divertidos esos dos….

“Teni’s fuego?”- Me pregunta el que está sentado a mi lado.

Yo volviendo de mis pensamientos respondo con desgano: “que?” .

-“Que si teni’s fuego…fósforos…encendedor…pa’ prender el puchito”- me dice.

-“Lo siento…no fumo”- le digo. .

“Ah..vale …”- y se da vuelta para recibir un encendedor que le pasan… “me dejai’ la P”…le dicen los que le pasan el encendedor.

– “A VER QUE PASA AHI MIERDA. PELAOS CULIAOS….NO SE PUE’E FUMAR EN ESTE BUS. APAGUEN ESA WEA’ AHORA O LOS BAJO A PATADAS EN LA RAJA”. les ladra el Cabo que viene a cargo del grupo en el bus.

Volví a mirar por la ventana. Estabamos por llegar, pensé, pues vi que aparecieron los primeros caseríos de las “villas militares” del sector. Miré el pueblo y reconocí el camino que llevaba hacia la Ponderosa de Colina, piscina a la que iba cuando era chico con mi familia, primos y amigos. La Ponderosa de Colina, había sido un verdadero Oasis en sus tiempos. Era una piscina muy linda, con mucha vegetación alrededor. Tenía buenas instalaciones y quizás el único pero lo constituía su principal y más pintoresca atracción: el mini zoológico.Y claro…no era muy agradable bañarse o almorzar con el olor de los excrementos de los Ñandues, Zorros Culpeos, Aves de todo Tipo, entre otros. Asi, y con todo, era un buen lugar…hasta que el gobierno de turno decidió colocar frente a Colina, las cárceles de Alta Seguridad. Ahí, comenzó la muerte de ese lugar, al llegar gente y familiares que venían a visitar a los presos más peligrosos de la Región Metropolitana.

Aún recuerdo cuando una de las últimas veces que fuimos, estábamos con mi primo Mauricio bañándonos y jugando a tirar la piedra al fondo del agua, cuando vimos pasar flotando un magnífico trozo de excremento humano…por el medio de la piscina……..

Nunca más volví.

El autobús cruzó el pórtico del Fuerte. Siguió hasta la guardia y se detuvo. El cabo a cargo, bajó y entró a un torreón del fuerte y llegó con una varilla en la mano.

-“ABAJO PELADOS CONCHAESUMARE’S……BAJEN RÁPIDO CARRERA MAAAAAAAR….”

Bajamos con celeridad….pero, al parecer no era suficiente, por que el cabo comenzó a golpear a los que bajamos del bus, con la varilla de acero. Los golpes cayeron por todas partes….al que me pidió fuego, le llego en la mejilla haciéndole un corte cerca del ojo. Cayó al suelo, y su bolso con él. Todos quedamos mirando a Gutiérrez como se tomaba la cara y se retorcía con evidentes muecas de dolor.

-“QUE TE PASA PELAO MARICÓN?? VAI’ A LLORAAAAR??? PÁRATE MARICÓN DE MIERDA!…PÁRATE EN EL ACTO. “- Ladraba el milico.

-“FÓRMENSE EN LÍNEA, AHORA!……….PA’ TO’OS USTEDES: SE ACABO LA FIESTA. DURANTE UN AÑO, VAN A APRENDER A SER HOMBRECITOS. YA NO ESTÁ LA MAMITA NI EL PAPITO. AHORA SON SOLDADOS, PELAO’S MARICONES”-

Gutiérrez seguía en el piso, cuando llegó un Capitán a ver que pasaba. -“Ná’ mi Capitán. Este pelao que se calló y se golpeó con la varilla en la cara..”- El Capitán lo miró socarronamente y le dijo: -“Pues que se pare….no se ve bien tirado en la entrada del Fuerte”. -“Si mi Capitán.”- respondió el cabo, al momento que se daba vuelta y le pegaba una patada con la bota en la espalda. No sé si Gutiérrez se paró por el golpe de la bota…o si fué un impulso reflejo para evitar el golpe. De pié a mi lado ya, pude ver el corte en su cara y un poco de sangre que brotaba de el.

-“Camine…maaaaaaaaarrrrr”…dijo el Cabo mientras lo seguimos como un rebaño.

Me sentí poca cosa. Creo que imaginaba que al cruzar esa puerta iba a perder mucho más que un año… ¿querría ella estar conmigo, esperar el tiempo por mi? O simplemente me dejaría olvidado entre las cartas?.

Volví a mirar alrededor: el sol ya se ocultaba en las lomas de los cerros reflejando un hermoso color anaranjado que se desparramaba por el valle de Colina.

 

Fines de Marzo.1993.

Un comentario Agrega el tuyo

  1. hiigara dice:

    Debo admitiro que cuando tuve 17-18 tenia mas miedo de quedarme adentro, pero aca fue todo pacifico, a los que llevaban certificado de alumno regular, para un lado y eran atendidos por un wn q te hacia una boleta y “chao”😛
    Y así segui, presentando una y otra vez, hasta q quede fuera para siempre, uffff
    Como ha cambiado la cosa militar con los tiempos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s